Puede que te preguntes: por qué contratar a un diseñador de Interiores, si ya sé lo que quiero?

Es genial hacer las cosas por uno mismo y además cuando se trata de tu propia casa, sientes que es mucho más meritorio y que te ahorrarás  un buen dinero.

Pero la realidad es que puedes gastar mucho más de lo que tenías contemplado, si por ejemplo el muro que levantaste se está cayendo, o ese juego de sala que compraste y que se veia tan lindo en la tienda, cuando llegó a casa te das cuenta que cabe pero no hay por donde pasar. O algo tan simple como la elección de un color para  los muros no resulta lo que esperabas.

Tengo para  decirte que al contratar a un profesional te ahorras muchos dolores de cabeza y dinero. A continuación te daré 10 razones porque  contratar a un diseñador de interiores profesional:

1-asesoría profesional integral: a pesar de tener una idea de lo que quieres, el diseñador te guía durante todo el proceso, ayudándote a definir un estilo. Depurando todas esas ideas y adaptándolas al espacio, diseñándolos a la medida, guiado por tus necesidades y estilo. Mostrándote durante la experiencia los planos , vistas 3d’s, muestras de materiales, textiles, paletas de colores para que tengas una idea acabada y luego de tu aprobación  poder hacer realidad tu proyecto.

2-planificación y control de presupuesto: tomando en cuenta lo que quieres, el diseñador planifica y preparar un presupuesto a tu alcance. Aplicando sus conocimientos sabe qué priorizar para lograr óptimos resultados sin incrementar tus costos.

3-diseño innovador y único: todo diseñador profesional tiene el compromiso de crear espacios únicos pensando en tus necesidades y sobre todo en tu presupuesto, innovando con diseños personalizados, para marcar su estilo y distinción de los demás.

4-conocimiento del mercado: el interiorista al tener un vasto conocimiento del mercado sabe donde comprar cada material o mobiliario con la mejor relación calidad-precio.

5- equipo de trabajo: para lograr un acabado perfecto les ofrece los servicios de los mejores suplidores ya depurados para brindarles los mejores resultados.

6- gestión y supervisión de obra:

El interiorista te  acompaña durante todo proceso constructivo de cualquier proyecto, ocupándose de la dirección y ejecución de lo diseñado materializándolo en obra. Resolviendo imprevistos, manejando el personal, supervisando las terminaciones logrando que el resultado final sobrepase las expectativas del cliente.

Su participación minimiza los riesgos e imprevistos.

7- garantía y calidad: el interés primordial del interiorista es lograr resultados  de óptima calidad para su satisfacción propia y sobre todo  la del cliente. Su intervención garantiza que los servicios recibidos estén a la altura, supervisando cada detalle en el proceso  para lograr la entrega final satisfactoria.

8- puntualidad en entrega: al estar involucrado en todo el proceso de la ejecución, prepara un cronograma de obra, considerando cualquier imprevisto y garantizando la entrega puntual del proyecto. 

9- mejores resultados: al finalizar el proyecto tendrás mejores resultados que producirán la satisfacción de haber vivido una experiencia que en lugar de ser traumática resultará positiva, placentera, práctica y sobre todo nada estresante.

10- rentabilada en la inversión . El interiorista le aporta un  valor agregado a su proyecto en el mercado; personalizándolo y distinguiéndolo de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *